lunes, 5 de junio de 2017

Sueños y ambiciones

Si no ves más allá del camino acostumbrado, te estancas.


Si no eres capaz de desechar lo viejo, nunca asimilaras lo nuevo.


Tu responsabilidad es medida de acuerdo a tu voluntad y no tanto a tu conocimiento, de lo contrario entraras en Los terrenos del afán. 


Los viejos amigos no son reales pero si lo son los grandes amigos.


Si conviertes tu matrimonio en una trinchera tarde o temprano el divorcio aparecera en escena.


Cuando no hay suficiente sustento en la raíz de una familia, es decir en el legado ancestral,  tú puedes acudir a Cristo y darle la autoridad de ser el con su poder y sabiduría el que sustente tu porvenir y tu identidad.


De acuerdo al expresión anterior que es una verdad bíblica, te superaras de acuerdo al llamado que Dios te haga y no tanto en las alas de tu inspiración pues él conoce la medida de tu capacidad.

Si no puedes ser cabeza o alguien grande y Con un estándar de vida tan alto, puedes ser un seguidor fiel de enseñanzas que guardan tu integridad e incrementan la fuerza de la moral en tu vida.


Dicho en palabras sencillas no te subas a un caballo que demasiado alto para ti.


Alan Eduardo Granados Contreras