miércoles, 10 de mayo de 2017

Día de la madre

La maternidad es un don de Dios, tener el corazón de madre otro don; la provisión que trae consigo la crianza materna es un sello para nuestra identidad. La virtud está presente en ser madre, la fe y la paciencia como la destreza para estar siempre perfeccionándose involucran a una madre en una tarea que solamente ella entiende y puede cumplir.
Ser mamá es un don femenino.
Es también una fuerza extraordinaria escondida en el genero al cual la Biblia define como un vaso frágil.
Ser creyente y ser mamá al mismo tiempo, es una doble tarea de aplicación, pues ocupa todas las normas para establecer en sus hijos la luz de un nuevo porvenir.

Ser madre en el aspecto espiritual tiene que ver con la transparencia del agua, representa la palabra que nos permite no sólo limpiarnos si no también reflejar nuestra verdadera condición.

Difícil de entender, pero muchas madres tienen una impresión profundamente plasmada en sus corazones a partir del momento cuando vieron a su primer bebé y hasta la fecha no han logrado consolarse pues se preguntan cómo algo tan perfecto y completo nació de ellas.

Ser madre no es solamente un evento, es también un camino que involucra varios procesos: cansancio y a veces fatiga crónica y un tanto de stress, descubrimientos en modelos en la conducta, El oído atento a instrucciones y un código familiar que se va desarrollando con el paso de los años que solamente ella conoce y que sabe guardar secretos de sus hijos y otros tratos más.

La conciencia de una madre es como un libro que se va formando y al terminarlo se da cuenta que ser mamá no solo es parte de su vida es ella misma en otra proyección y en otra condición. Esta transición puede ser desagradable porque comúnmente a los seres humanos estos procesos les dejan una huella de dolor.
  
Si una mujer se niega a ser mamá en su decisión y habra que respetarla pero si una mujer aborta, actuando violentamente contra lo que se está formando en su vientre, producirá una profunda herida en su propia naturaleza que solamente el perdón otorgado por el Creador, sanara.

La maternidad libre de deudas es prácticamente imposible para una madre que ama de forma incondicional.
El amor nos produce una sensación extravagante y es la de un vacío que no pueden llenar!

Que tengas un precioso y e inolvidable día de las madres!

Alan Eduardo Granados Contreras
Ministerio Jesús ReySeñor