lunes, 1 de mayo de 2017

Consejos

La gente no siempre regresara para darte las gracias y establecerte una garantía en cuanto a su amistad, pero tendrás gratos recuerdos de esos encuentros donde los corazones dan honra al Señor, por lo que recibieron a través de ti.

Hay vidas que están siempre en tránsito, no las ves ubicarse en una dirección específica, pero lo que tú les puedas dar como un bien preparado para ellos servirá como el agua le sirve al sediento o el pan al hambriento y esa debe ser tu ubicación.

Hay personas que no tienen rencores hacia ti si no una completa aversión hacia lo genuino: es de donde a veces sacamos confusión porque no tenemos la interpretación adecuada como para entenderlos. En otras palabras si te portas bien conforme a lo que Dios te ha dicho sigue adelante que el rechazo en algunos momentos te acompañará y eso no debe ser motivo para que tú te detengas.

Hay personas que nunca tienen una versión correcta de las cosas que viven y al parecer siempre están distantes de apreciar con profundidad lo que reciben del Señor y es necesario orar por ellos para que puedan acercarse a Dios y abrir sus ojos porque lo que les está pasando es que están recibiendo de lo profundo de las aguas del Espíritu un alimento que no conocen, pero que el Señor se los ha facilitado para que profundicen en el conocimiento que tiene de ellos. 
Cuando profundicen el temor los soltara!

No te acostumbres a caminar con el afán más bien separalo de tus noches de descanso y cuando despiertes al siguiente día tendras suficiente luz como para controlarlo.

Las costumbres de algunas iglesias no distan de ser un reflejo de la superstición guardada del camino de sus ancestros y con esto quiero decirles que no confundamos a la iglesia con Jesús, él puede estar ahí pero la gente necesita encontrarse con El de una forma definitiva, propiciando la conversión a la fe.

Cuando caminas por la fe basada en el Amor, sientes que las personas no están lejos y es porque el Señor ha derramado amor en tu vida para que lo trasmitas de una otra forma.

no debemos de crear círculos cerrados donde estamos tan pocos diciendo las mismas cosas, porque el peligro llega cuando el lobo vestido de oveja afirma ser nuestro hermano o hermana y trae graves consecuencias. Esto sucede por estar tan sujeto a la sombra del ser humano.

Cuando caminas según el espíritu de la profecía y con eso hablo del poder de las Escrituras, te encuentras con los principios de la fe por donde vayas.

No siempre el que dice ser tu hermano en la fe mostrara un intereses en hacerte un bien; por eso toma tus precauciones y observarlo y escuchalo y así sabrás cuál es su corazón delante del tuyo.
Si tienes el poder de orar, intercede para que sea convencido de lo que representa y no de lo que pretende ser.

Ministerio Jesús ReySeñor