viernes, 22 de abril de 2011

Arte en Alemán...

Mentes brillantes en espíritus despiertos!


Música y varias propuestas

Mentes brillantes en espíritus despiertos!


Valores en la Armonía

Mentes brillantes en espíritus despiertos!
Los vídeos de verypr en Dailymotion

domingo, 17 de abril de 2011

Vida cultivada

Mentes brillantes en espíritus despiertos!
Cuando ves una lección como semilla y tu corazón como la Tierra donde se plantó, notas que no todo lo que sucede en la vida es importante. Lo que sacamos y definimos como aportación para nuestro crecimiento en medio de circunstancias xs vienen a adecuarnos para desarrollar un estilo propio en nuestra manera de vivir.
 Amigos el problema es cuando nos gusta comer de todo sin discernir el..¿para que?. La visión personal se desarrolla atraves del reconocimiento de lo que es homogeneo o dicho en otras palabras, esta de acuerdo a nuestra naturaleza. Cuando lees la Palabra de fe en el documento profético (La Biblia) adviertes algo que no se lee entre líneas, esta declarado en forma tan clara y es sobre la identidad que camina en la pureza para lo cual fue diseñada. Pureza es un termino que a veces asusta o provoca un stop, hoy en día se discuten términos y aplicaciones porque la sociedad se ha visto en la necesidad de reorientarse y redefinirse a si misma. Pero los valores del Género y los caminos que ya vienen registrados en nuestra naturaleza son de hecho la aportación que no podemos evadir y como somos llamados a desarrolar, ejemplo de eso son tus talentos y tu estima personal.
 Si somos realmente modernos es porque estamos actualizados, no veamos por un momento el adelanto de la Ciencia sino el significado de ser una Iglesia profética en un ambiente "desértico" o no propicio para el orden Divino pues dicha sea de paso, no todos son de esta fé. La semillas o valores que siempre han existido definen conducta y establecen destino. Es necesario estar más sensibles al Creador y su Manual (La Biblia) porque es una realidad que tomando esta posición encontraremos más facilmente el destino que nos corresponde cumplir. Génesis 2 y 3.