domingo, 8 de agosto de 2010

Preferencias y Opciones

Mentes brillantes en espíritus despiertos!
Hay un precioso don presente en todos nosotros y es el don de la capacidad volutiva, la libertad de tomar nuestras propias decisiones. Cuando crecemos en la conciencia de que podemos elegir un camino independiente al de nuestras familias, considerando por supuesto todo lo bueno que asimilamos del mismo, sentimos que literalmente se nos abre el panorama del mundo que podemos valorar y tratar. Es una sensación grata cuando confirmas tus preferencias o las descubres por mantener una relación abierta en tu medio social, aunque dicho sea de paso, la actividad social se vuelve rutinaria cuando no pasas del mismo interés que has mantenido durante los últimos 10 años. Estamos diseñados para renovarnos cada cierto tiempo, respondemos a eso según las propuestas o demandas en el proceso de la vida. La conciencia es una buena guía, hablando de como tu te identificas con lo que eres, representas o posees como talento y capacidad de trabajo. Pero en la conciencia existen límites.
Necesitamos un balance de fuerza y dirección y de hecho el prójimo es el fiel acompañante en todos estos procesos de crecimiento. Cuanto más nos abrimos a una relación seria y estable nos desempeñamos  mejor como personas. Mencione seriedad y estabilidad y eso considerenlo no solo en cuanto a relaciones interpersonales, es tambien una característica que debe estar presente en caminos que tomamos con nuestra  Vida.
Dios nos hizo predecibles en medida para que nos descubramos e interpretamos con claridad. La precisión sobre el buen camino se lo dejamos a la fé, esa fé en lo que logramos pero tambien en lo nuevo e inesperado. La capacidad volutiva se puede dejar cautivar por golpes emocionales del pasado pero cuando hay una visión nueva sucede algo interesante, la toma de decisiones en base a alternativas se vuelve más fácil.
Te invito a considerar esta llave de dominio que es tu voluntad, enmarcate en nuevos propósitos que construyan fuerza en tu vida y da un paso hacia adelante soltando cargas perdonando a los que te ofendieron o sepultando aquello que no te es provechoso.
Dios es Amor, si Dios no tuviera propósito la vida no seria lo que es. El Salmo 121 habla de ese Dios poderoso que cuando nuestras vidas necesitan auxilio podemos recibirla de su mismo Trono.